Fiestas Patrias y vino bajacaliforniano, el maridaje perfecto

0
106

Las fiestas patrias se acercan y con ello una temporada para enaltecer a todos los platillos que nos representan como mexicanos y que mejor que potencializar su sabor con un elemento muy nacional como el vino bajacaliforniano, una bebida que se ha convertido en el favorito para acompañar la mesa de familias, amigos y parejas.

Torta ahogada y Plan B de Vinícola Bruma

Con intención de crear vinos que generen experiencias para todos los sentidos la enóloga Lulú Martínez elaboró el Plan B Rosé 2019, un vino de uva Grenache, de color durazno claro con reflejos de piel de cebolla, brillante, con aromas a fresa dulce, durazno, chabacano, mandarina, higo y piedra de cartera rosa que va perfecto con deliciosa torta ahogada, una típica receta jalisciense que consiste en pan con frijoles refritos, carne de cerdo, bañada en salsa de jitomate.

Este vino es una creación de Bruma, un complejo de hospedaje, restaurante y vinícola que busca ser un recorrido que supere al paladar y te traslade hacia la tierra de su cosecha y a la vida detrás del proceso por el que Lulú pasa para crear este sabor.

Sin embargo, si piensas en un postre como churros azucarados doraditos o rellenos de queso cremoso, un excelente maridaje puede suceder con un Plan B Tinto 2018 de Bruma, una mezcla de uvas Merlot, Malbec, Mourvedre y Grenache, que dan un color rubí claro con reflejos al rojo de grosella, explosivo a nariz por su intenso perfume a frutos rojos, regaliz, canela, salvia, eucalipto que deja frescura en tu boca.

Clásicos por excelencia con Madera 5

Para estas fiestas patrias no puede faltar un clásico pozole rojo de puerco, pollo o mariscos en tu mesa, un exquisito caldo hecho a base de granos de maíz y chile guajillo, que se come con col, orégano y rabanitos; el cual en palabras de la sommelier bajacaliforniana Ana Ley, se disfruta más junto a un Rojo 126 de Madera 5, un vino producido con 28% de uvas Cabernet, 37% Sauvignon Sangiovese, 11% Malbec, 6% Petit Verdot  y 18% Tempranillo; que dan a vista un rojo rubí, acidez media, sabor suave y aromas a cereza, zarzamora, clavo, pimienta y ciruela que va perfecto con este plato.

Pero si esta temporada piensas más en los sabores intensos de moles y pipianes, pueden ir a la perfección con un 100 % Nebbiolo de añejamiento de 12 meses en barrica, un vino que detona el sabor gracias a su acidez balanceada, larga permanencia en boca con aromas a frutos negros maduros, notas de cacao, especies y flores.

Ambos vinos provienen de Madera 5 –una vinícola que nace en 2007–, la primera bodega que puedes encontrar al entrar a la Ruta del Vino de Valle de Guadalupe que basa sus creaciones en la preparación de buenos y agradables vinos, concebidos con uvas 100% provenientes de viñedos del sur de Ensenada, es decir de sabores totalmente bajacalifornianos.  

Cochinita pibil y Chardonnay de Decantos

La cochinita pibil es una destacada receta de la culinaria yucateca, compuesta por carne de puerco marinada en achiote y jugo de naranja, servida con cebollita morada curtida en limón, vinagre y habanero; esta sabrosa comida se combinará a la perfección con un y Chardonnay 2016 de la vinícola Decantos, un vino joven con alta intensidad,  especial por estar reducido en acidez y concentrar con un color oro de tono paja brillante, aromas a pera, piña y melón; y sabores primaverales de cítrico fresco como naranja y toronja que se compaginan con lo condimentado de este platillo de origen Maya.

Se trata de una experiencia completa ya que Decantos es una bodega muy atractiva por tratarse de la primera vinícola de México que produce sus vinos con base en decantación o gravedad, es decir, ninguna bomba mecánica, ni raros acelerantes pasan por la preparación de este vino blanco.

Tacos al pastor y un Grenache

Los tacos al pastor siempre serán un emblema mexicano por su deliciosa combinación de carne de puerco adobada con achiote, chiles rojos y especias, servido con piña y verdurita en tortilla de harina o maíz. Este delicioso manjar de dioses fue elogiado por la guía gastronómica Taste Atlas como la mejor comida del mundo en 2019 y su mejor ensamble se logra con un vino estilo Grenache. La primera sugerencia es un Grenache 2019 de Monte Xanic, un vino versátil seco, con acidez fresca, sabor a granada, fresas, toronja, cardamomo, violetas, lilas y regaliz. Posee un agradable de color rojo cereza y a nariz se percibe un aroma frutal.

Monte Xanic es parte de la tradición vinícola de Baja California, puesto que es una de las tres bodegas con mayor valor en la industria del vino en el país, que además de ser multipremiada internacionalmente, transformó la elaboración del vino nacional.  Conseguir este vino será sencillo, pero si te gustan los retos que valen la pena, atrévete a buscar un Kekoo, 100% Grenache de uvas de 35 años de edad, el cual goza de un color rosa casi durazno con sabor a notas de café, ligeramente dulce y ácido; en aroma encontrarás flores, cítricos y frutas frescas. Este vino rosado este hecho por Vinos Xecue –(Checué) palabra de origen Kiliwa que significa “amor”–, un proyecto creado por Alberta Ceja Medina y José Luis Hernández con la intención de mostrar el amor a la tierra y acercar al consumidor a disfrutar las variedades de vid que se dan en la región. 

Share

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí