Los efectos políticos de la inflación en Turquía

3
202

Turquía se enfrenta ahora a una grave crisis económica. La creciente inflación y una moneda en caída libre en medio de un desempleo de más del 10% causan estragos en el pueblo trabajador.

Desde el comienzo del año en Turquía, la moneda ha perdido más del 45 por ciento de su valor, y más del 30 por ciento solo en noviembre. Aunque que una agencia estatal, el Instituto de Estadística de Turquía (TÜİK), informa que la inflación es del 21.31 por ciento, el Grupo de Investigación de la Inflación (ENAG), un organismo independiente, ha calculado que la cifra real es del 58.65 por ciento. Turquía depende mucho de las materias primas y las fuentes de energía importadas, lo que significa que cada caída en el valor de su moneda aumenta los precios de los bienes básicos. Turquía importa más del 93 por ciento de su petróleo y más del 98 por ciento de su gas natural. El aumento de los costos de la energía alimenta la inflación como resultado del efecto de transferencia, ya que el aumento en el precio de estos productos energéticos causa un aumento real en los precios de todos los demás bienes y servicios. Los precios de la energía han subido varias veces este año, impulsados por la debilidad de la moneda, pero también por el aumento de los precios mundiales de la energía y los embotellamientos en la cadena de suministros.

La deuda externa se sitúa actualmente en más del 60 por ciento del PIB. En los próximos 12 meses, Turquía tendrá que pagar o refinanciar cerca de $170 mil millones de su deuda, principalmente denominada en dólares, que equivalen al 23 por ciento del PIB. Turquía no tiene suficientes reservas monetarias para cubrir esta deuda, y con la depreciación rápida de la lira, esta deuda se está volviendo cada vez más insuperable.

El aumento de los precios de la energía se está sumando a la ya enorme factura de importación que enfrenta el país. Solamente en septiembre, la factura por la importación de energía de Turquía se disparó en un 65.7 por ciento. El régimen necesita desesperadamente capital extranjero para financiar 450 mil millones de dólares de deuda externa, pero Turquía está experimentando una vez más una fuga incesante de capitales. En el caso de que el gobierno imprima más dinero, lo cual es probable, la inflación va a aumentar vertiginosamente.

Share

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí