Cómo obtener una hipoteca en línea

La vivienda en México no es especialmente asequible. Ello da pie a que los ciudadanos, en la práctica totalidad de casos, tengan que recurrir al financiamiento hipotecario. Para tal fin hay varios métodos, aunque con el paso del tiempo el que requiere presencia física en las entidades oportunas ha ido quedando relegado a un segundo plano.

Por el contrario, desde hace años fue creciendo una alternativa que no exige desplazamientos a los mexicanos. Nos referimos a la obtención de una hipoteca en línea.

Debido a motivos sanitarios y de otras índoles, es comprensible que muchos habitantes prefieran no salir de su domicilio ni siquiera para llevar a cabo un trámite de este calibre. A través de Internet es posible hacerlo. Para ello hay que seguir los pasos que describiremos a continuación.

Así se hace la recalificación

En primer lugar es aconsejable averiguar el precio exacto, rebaja incluida -si el actual propietario la admite-, que deberás pagar para la adquisición de la vivienda. Y es que la precalificación que efectuarás a posteriori determinará si se te otorgará esa cifra o, por el contrario, la misma se quedará algo corta.

De ello dependerá en gran medida el historial crediticio que tengas acumulado en el ámbito de los préstamos. Si la morosidad no forma parte de tu ficha presente en la base de datos, es probable que el crédito hipotecario que te otorgue la empresa en cuestión sea bastante elevado y cubra no solo el coste del nuevo hogar, sino también las posibles reformas.

Conviene destacar el hecho de que algunos servicios online ofrecen dicha información tan relevante sin necesidad de tener identificado el inmueble que pretendes obtener. Ello es de agradecer sobre todo si no sabes qué presupuesto fijarte como máximo.

Las preguntas han de ser respondidas con la mayor precisión posible, sobre todo a la hora de introducir los ingresos que percibes mensualmente. Algunas de ellas pueden dar pie a unas condiciones óptimas. Así lo demuestra el hecho de indicar que alguien formará parte, junto a ti, del crédito hipotecario que se solicite.

Como si de un aval se tratase, la entidad financiera tendrá la seguridad de que, pase lo que pase, el importe le acabará siendo devuelto. Es por ello que se verá capaz de mejorar las condiciones contractuales, desde reducir la cifra de intereses hasta aumentar el importe final que será prestado al cliente.

En líneas generales, la precalificación puede completarse en pocos minutos. Algunas entidades dan la respuesta de inmediato, mientras que otras han de hacer un estudio previo. En ambos casos puede necesitarse documentación adicional, debiéndola enviar a la dirección de correo electrónico que se especifique.

Los formularios suelen ser bastante completos, abarcando información personal y económica. Por otra parte, cumplen con la Ley de Protección de Datos, por lo que todo el contenido introducido permanece a buen recaudo en la red.

Contactar con expertos

Si el proceso de precalificación es completado, llega el momento de averiguar si las cifras planteadas por la entidad crediticia son buenas o podrían mejorarse. Este tipo de cuestiones son resueltas por expertos en la materia.

Nuevamente no has de salir de casa si no lo estimas necesario. Y es que al alcance de un par de clics tienes a un broker hipotecario que desgranará las diversas dudas que puedas tener.

Al ser especialistas con una dilatada trayectoria a sus espaldas, suelen conocer las diversas entidades bancarias y financieras que se dedican a los créditos hipotecarios. Por lo que, tienen una amplia visión de las soluciones prestamistas que se les ofrecen a los clientes que las necesitan para hacerse con la vivienda de sus sueños.

Firmar el contrato

El mismo broker hipotecario puede ayudarte en caso de que no sepas exactamente cómo proceder a la firma del contrato. Al ser hipotecas digitales, todo el procedimiento se lleva a cabo a través de Internet. Sin embargo, ¿qué hacer si no cuentas con un escáner? ¿Sirve la cámara del celular? ¿Puede realizarse una firma digital? Este tipo de cuestiones también son resueltas por el profesional.

Antes de la firma, por supuesto, hay que autorizar la operación para que la entidad financiera empiece a elaborar la oportuna documentación. De nuevo se evidencia una gran rapidez, ya que suelen ser empresas que trabajan durante las 24 horas del día a lo largo de todo el año.

El proceso termina con un crédito hipotecario concedido a título individual o a los dos titulares que formen parte del contrato firmado. En los dos casos, la solución prestamista es personalizada para que satisfaga a ambas partes.

Generalmente, no es un proceso difícil obtener una hipoteca en línea. De ello dan buena cuenta los mexicanos, quienes poco a poco han ido prescindiendo de las alternativas físicas. Y no es para menos, puesto que resulta mucho más cómodo realizarlo todo por medio de Internet.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.