¿Y tu salud mental?

El año 2020 fue un año extraño, doloroso, retador, diferente… por donde se vea fue algo fuera de lo común para tod@s.  Iniciamos este nuevo año con grandes expectativas, esperando que todo mejore, pero con incertidumbre de lo que puede venir. No quisiera enfocarme únicamente en las dificultades que se nos presentaron ya que tenemos que admitir que siempre, ante una situación retadora, el superarla nos llena de conocimientos nuevos, de nuevas ilusiones, de metas diferentes.

El tema más importante y más hablado del 2020 fue nuestra salud física, cuidarnos ante el temible COVID que día con día se aproxima más a nuestras vidas. Tenemos todas las instrucciones, las medidas, los métodos para alejarnos del virus lo más posible y también tenemos las indicaciones para saber qué hacer en caso de que resultemos contagiados. Toda la información está ahí. Pero hay algo que no escapa de mi mente y es: ¿en dónde queda nuestra salud mental?. El encierro, la incertidumbre, el estar lejos de los nuestros, el pasar por una enfermedad, las pérdidas… todo esto afecta nuestra psique de alguna manera u otra. 2020 fue uno de los años con niveles más altos de depresión, de suicidios, de ataques de pánico, adicciones; y es momento de que, en este nuevo año, nos enfoquemos en cuidar más nuestro interior, nuestra mente, nuestra alma.

Recordemos que una mente sana es un cuerpo sano, múltiples estudios confirman que muchas veces enfermamos porque en nuestro interior existe un desequilibrio y que cuando logramos tener armonía, la salud física mejora. Entonces ¿qué mejor medicina preventiva o auxiliar que cuidar nuestro interior?

Y ahora te preguntarás, “¿qué hago para mejorar mi estado de ánimo?, se oye muy fácil” y en realidad ¡sí lo es!.

Te compartiré algunos tips muy fáciles para conseguir los “químicos de la felicidad” que nos ayudarán a llevarla más fácil y mas ligero ante estas épocas tan extraordinarias.

En primer lugar tenemos a la dopamina, la encargada de  activar el placer y los circuitos de recompensa del cerebro. ¿Cómo la conseguimos de manera fácil? Completando alguna tarea que lleves postergando varios días (te vas a sentir increíble, te lo juro), haciendo actividades de auto-cuidado (ponerte una mascarilla, ver tu serie favorita), comiendo algo muy rico y que disfrutes demasiado y celebrando tus pequeños éxitos del día a día. No seas duro contigo mismo, estoy segura de que en tu día siempre hay algo que celebrar, por muy “pequeño” que sea.

Después tenemos a la oxitocina, la hormona del amor. Se consigue simplemente con acariciar a tu mascota y llenarla de mimos, jugar con un bebé muy tierno y gordito, tomar de la mano a alguien que amas, pedirle un abrazo a alguien de tu familia (son tan sanadores) o diciéndoles a las personas que te rodean cuánto las quieres y porqué.

La serotonina, estabilizadora de tu estado anímico, se consigue meditando (con 10 minutos al día tienes), corriendo 15 minutos, tomando deliciosos baños de sol, caminando en la naturaleza (si caminas descalzo cuenta el doble), nadando, andando en bicicleta o ejercitándote de la manera que más disfrutes. Por la pandemia es mejor que busques lugares al aire libre o alejados de la sociedad, lo cual es una buena noticia porque aquí en Querétaro tenemos muchos lugares bellos a los alrededores que puedes disfrutar. 

Por último tenemos a las endorfinas, las encargadas de evitarnos cualquier tipo de dolor. Para esto, lo único que tenemos que hacer es reír y creo que cada uno de nosotros sabe qué es lo que más nos hace reír. Puede ser un video de YouTube, un recuerdo, una persona. También una ayuda excelente para conseguir esas endorfinas que necesitamos son los aceites esenciales, el chocolate obscuro y ejercicio de cualquier tipo.

Como puedes ver son acciones sumamente sencillas en las que no nos exigimos mucho para hacerlas. Es importante entender nuevamente que venimos de un año complicado y que tenemos que ser comprensivos con nosotros mismos y saber que con pasos pequeños nos podemos ir acomodando poco a poco. No olvides que no estás solo, que eso que sientes es válido y real… pero tampoco olvides que vas a estar mejor.

Quiérete, admírate, compréndete y lo más importante, tente paciencia y mucho amor. Lo mejor está por venir.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.