Mientras el mundo se convulsiona por el coronavirus, en México nos piden más abrazos

El mundo se convulsiona por el coronavirus no únicamente a nivel salud sino también a nivel económico.

Italia está encerrada en donde hasta el propio papa Francisco está guardado. Francia y España cierra escuelas, centros comerciales y eventos públicos.

El día de ayer a canciller alemana, Angela Merkel, informó a su pueblo: “El virus ya está aquí y la población no es inmune, no hay una vacuna ni terapia, entre el 60% y el 70% de la población acabará infectada”.

De igual forma el presidente de los Estados Unidos Doanld Trump informó el día de ayer que durante 30 días, se suspenderán los viajes entre Europa y ese país para “evitar que nuevos casos (de coronavirus) ingresen a nuestras costas”.

Mientras tanto en México en la mañanera del día de hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en su discurso de minimizar la situación, en su propia palabras dice: “no pasa nada… hay que abrazarnos”

En un país en donde se ha destruido al sistema de salud y el desabasto de medicinas es grave y desesperante para muchos enfermos, este tipo de discursos solo pone en duda la capacidad de reacción y seriedad del gobierno federal ante esta pandemia.

No se trata de alarmar a la población, pero sí de explicar y demostrar que en verdad estamos preparados como nación para sobrevivir en caso de que esta situación crezca en nuestro país.

La falta de seriedad es sinónimo de incapacidad, burla y desdén.

También puedes ver

Share

Deja un comentario