Editorial / Trabajo duro

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial

Coronavirus

El famoso coronavirus que hasta hoy ha causado la muerte de 41 personas e infectado a otras 1300, ya se ha propagado a otros países del mundo, entre ellos México.

Es por ello que el gobierno de China se ha puesto a trabajar para evitar que el famoso virus, no se convierta en una pandemia y por ello entre otras acciones, está construyendo dos hospitales que estarán funcionando en tan solo 15 días con un aproximado de 2500 camas, están enviando médicos especialistas a la zona y medicinas, revisan a los viajeros y llevan un estricto control para evitar la propagación del mal.

Es impresionante el nivel de reacción que han tomado para evitar un daño al mundo.

Esperemos que en nuestro país no se multipliquen los contagios, ya que aquí no se podría esperar una actitud similar.

Al tiempo

 

La leyenda

Dicen que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano y desafortunadamente es cierto.

Javier “Chicharito” Hernández, llegó al LA Galaxy de la MLS y comentó que regresaba a jugar al continente americano convertido en “una leyenda”.

Su atrevimiento de expresar su sentir, le valió un gran número de críticas de mexicanos en redes sociales quienes le reclamaron tener mayor humildad.

¿Acaso sabrán esos mexicanos que se la pasan criticando en redes sociales, lo que significa abrirse camino en los mejores equipos de fútbol de Europa?

Estamos seguros que si a ellos los hubieran contratado, no hubieran aguantado ni los primeros 45 minutos de un partido.

Para competir y sobresalir en el deporte y más en el viejo continente se necesita actitud de ganador, fortaleza física y mental, dedicación, trabajo duro, constancia y sobre todo hambre de triunfo.

Si los mexicanos nos apoyáramos como sociedad, seríamos una potencia mundial, sin embargo, aquí es más fácil estar criticando y echarle la culpa al de enfrente.

¡Ah, raza!

 

Admiración

Y si hablamos de perseverancia, es necesario compartir el caso del niño Arya Permana, quien a los diez años de edad era considerado el niño más gordo del mundo al pesar 193 kilos.

Durante cuatro años y con mucho trabajo de gimnasio, dieta, esfuerzo y dedicación, hoy pesa tan solo 83 kilos, logrando un cambio total en su fisonomía y autoestima.

Para lograr su objetivo contó con el apoyo de Ade Rai, famoso culturista y entrenador personal quién ha estado con él durante este período.

El cambio es realmente impresionante y digno de admirar, lo que nos recuerda que no hay imposibles siempre y cuando nos pongamos a trabajar con verdadera pasión, constancia y dedicación.

Sería bueno que muchos críticos aprendieran de estas historias de superación personal.

¡A trabajar!

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Deja un comentario