Neurociencia | El fracaso de los optimistas

No es suficiente un “échale ganas” para acabar con depresión o ansiedad