El arquitecto mexicano Luis Barragán ahora se encuentra dentro de un anillo de compromiso

cow7sfbwgaaasr2.jpg_792302594Alternativo.mx | La combinación perfecta entre un sentimiento nostálgico y un accesorio, son lo más comentado por el mundo, puesto que las cenizas del arquitecto mexicano Luis Barragán se encuentran dentro de un anillo de compromiso, así lo dio a conocer un artículo publicado por The New Yorker, quién lo titulo como “El arquitecto que se convirtió en diamante”

Un poco sobre Barragán:

Desde su muerte, Barragán, quien ganó el Premio Pritzker en 1980, “se ha perdido un poco de vista”, en gran parte debido a que, desde 1995, su archivo “ha sido resguardado en un búnker en Basel (Suiza)… cuando fue adquirido por una familia manufacturera suiza”.

Alice Gregory, autora del texto, afirma que, en su testamento, Barragán “dividió su legado arquitectónico entre dos personas. Confió la tarea de escoger una institución arquitectónica apropiada para su biblioteca a su amigo el arquitecto Ingacio Díaz Morales. Y a su socio, Raúl Ferrera, le legó “toda propiedad de autor, derechos, documentos, películas, dibujos, diseños, esbozos, maquetas o bosquejos y trabajos originales”.

“Díaz Morales rápidamente cumplió con su deber, estableciendo una fundación que ahora administra la casa de Barragán -la Casa Museo Luis Barragán– y supervisa su biblioteca, correspondencia personal, y colección de arte. Sin embargo, el destino de su archivo personal fue más tortuoso”. Cinco años después de la muerte de Barragán, Ferrara se suicidó, de modo que el archivo pasó a ser propiedad de su esposa, quien intentó venderlo sin éxito hasta que “en 1994, la pareja compuesta por Federica Zanco, una historiadora de arte italiana, (…) y su novio, Rolf Fehlbaum, el dueño de Vitra, empresa de muebles fundada por sus padres, (…) lo compraron en tres millones de dólares y lo enviaron a la sede central de Vitra, donde ha permanecido desde entonces”.

The New Yorker cita a Armando Salas Portugal, el fotógrafo oficial de Barragán, quien habla de la percepción general por parte de quienes les preocupaba el resguardo de la obra de Barragán en aquel momento: “Al principio, pensamos que era maravilloso”, afirmó. “En vez de que el archivo se vendiera por pieza, lo tendría íntegro una mujer responsable, una académica, una amiga”. Sin embargo, Gregory señala que “desde entonces, arquitectos, estudiantes, historiadores y empleados de museos se les ha sido negado el acceso al archivo. La postura de Zanco ha sido que el acceso es restringido mientras prepara un catálogo de la obra de Barragán, pero veinte años después, el catalogo aún no ha aparecido, y muchos dudan que alguna vez lo haga”.

Con información de AN.

Podría interesarte:

Exintegrantes de Menudo se reunirán en el Auditorio Nacional

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.