La labor de un padre

13419037_1283677491723117_8642441839363638265_nAlternativo.mx | La figura de un padre es fundamental para la vida. Los padres son el ejemplo de cómo vivir, fijarse objetivos, son la muestra viva para los hijos sobre cómo se llevan a cabo hasta las cosas más simples de la vida.
Los padres pueden formar la conciencia, la voluntad, son los primeros ejes de valores y principios.
Los hijos reflejan todos los días el nivel de perseverancia, de amor, de convivencia con los otros. Si cada día caemos en los efectos del éxito por el éxito a costa de lo que sea, los hijos creerán eso como normal. Si todos los días mentimos, damos prioridad a las cosas vanas de la vida, los niños verán eso como normal y se convertirán en un espejo.


El orden con que nos conducimos todos los días, es la muestra de lo que enseñamos a nuestros hijos.


Dice Marcos Gesiel Jiménez Villacis, Maestro en Enseñanza Efectiva, egresado de la Universidad del Mayab, “El hogar, es sin duda, la primera escuela del ser humano donde adquiere sus primeras nociones de la vida; se inculcan los valores y preparan un camino para que el niño se enfrente con los retos escolares de su infancia y de su vida entera.”


Los padres son la primera escuela, los formadores de seres humanos, no sólo proveedores de cosas, ornamentos y herramientas, porque éstos son sólo las hojitas que adornan a la planta que son los hijos. La responsabilidad de ser padre es enorme, ya que si un padre se equivoca en la formación de valores, emociones y principios de los hijos, se habrá equivocado fatalmente en el legado que ha dejado en esta vida.


Los hijos son la herencia que dejamos al planeta, son los seres que continuarán cuidando de la Tierra como lo hacemos nosotros, cuidando de los animales, de la vida, asimismo cuidarán de nuestros nietos, continuando con el legado de bondad o de maldad que nosotros les heredamos.
Un padre es un maestro que muestra la buena dirección. Es con los actos de los padres con el que se forma el corazón, los padres deben ser para los hijos la esencia de la felicidad, de la comunión, entrega, sensatez y verdad. Si no podemos decir hoy que somos eso, deberíamos trabajar por serlo.


Un padre es también el ejemplo de la disciplina, es aquel que a pesar del infinito amor con el que mira a sus hijos, es capaz de corregir con firmeza las faltas, es aquel que con mano dura pone en evidencia los malos actos de sus descendientes, un padre es el que somete a la disciplina a su hijos para guiarles hacia el camino de la rectitud.


Un buen padre jamás permitirá que sus hijos sean abusivos, soberbios, egocentristas. Les muestra a sus hijos que los atributos del amor son la rectitud, la responsabilidad y el respeto con el que se conduzca hacia sí mismo y hacia los seres que los rodean. Un buen padre es la esencia de la vida para un hijo, es el ejemplo vivo de todo cuanto existe.

 

También podría interesarte:

5 consejos para tener una vida más plena

Cómo viajar sin preocupaciones

Los 10 países más pacíficos del mundo

 

Share

Deja un comentario