Olores y sabores inundan Centro Histórico de Querétaro

58a3440c-ca4e-4473-8fdc-82293944c561

Por Germán Meneses

Alternativo.mx | Guajolotes, enchiladas queretanas, gorditas, pozole y tacos dorados son solo algunos platillos típicos que inundan con sus olores y sabores el Centro Histórico de la ciudad Querétaro durante las celebraciones de Semana Santa y Pascua, cumpliendo así los antojos de los paladares más exigentes.

En calle Madero, frente al jardín Zenea, ciudadanos queretanos y turistas nacionales y extranjeros “comparten la mesa” en horarios no muy ortodoxos ya que los típicos antojitos mexicanos están disponibles a cualquier hora del día y sobre todo, cuando la panza así lo reclama.

En esta zona de la capital es común ver a familias enteras degustando las tradicionales enchiladas queretanas, cuya receta data del siglo XVI e incluso desde épocas prehispánicas, y están preparadas a base de una salsa de chile guajillo y condimentadas con pollo o carnitas de puerco, zanahoria y papa fritas, lechuga, crema, queso y frijoles, un verdadero festín de sabores.

El chef Carlos Ramírez, egresado del Instituto Gastronómico de Estudios Superiores (IGES), señaló que el chile guajillo tomó carta de naturalización y se fusionó con los condimentos naturales para la elaboración de la receta de este tradicional alimento del centro del estado de Querétaro.

“Es imposible hablar con exactitud del origen de la enchilada queretana, pero sabemos que los chiles y las salsas, así como el maíz, ya formaban parte de la alimentación diaria de las culturas prehispánicas”, refirió.

Hoy en día las enchiladas queretanas se ofrecen en los restaurantes más lujosos de esta ciudad como uno de los platillos emblemáticos de la cocina tradicional queretana, que disfrutan lo mismo personajes de los sectores político, comercial y empresarial que familias radicadas aquí y familias visitantes.

Para quienes buscan algo más que las enchiladas queretanas también se ofrecen en el lugar los típicos “guajolotes”, un pambazo bañado en la misma salsa chile guajillo, relleno de pollo o carnitas, jamón, carne de res deshebrada, zanahoria y papa fritas, jamón, crema, lechuga y queso fresco, un desafío a la dieta del año.6a05094d-9fc2-4c15-99b1-787ad18f61a8

Los tacos no pueden faltar en el popular mercado gastronómico, pues hay dorados de pollo y de carnitas, tacos de carne asada, tacos de tripa, tacos de cabeza de res y una gran que quita el hambre a cualquiera.

Este popular alimento también tiene su historia, pues Bernal Díaz del Castillo señala en su crónica “Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España” que Hernán Cortés ofreció una taquiza en Coyoacán para sus Capitanes y Conquistadores.

Además el misionero franciscano Fray Bernardino de Sahagún, autor de varias obras escritas en náhuatl y en español, escribió sobre varios tipos de tortillas: la laxcalpacholi, de maíz de colores; la ueitlaxcalli, tortilla grande delgada y blanca; la ouauhtlaxqualli, muy grande, gruesa, áspera y hecha con nixtamal, y la totonqui tlaxcalli, de color blanca.

Las gorditas, quizás una variante del taco, también están presentes en el corredor gastronómico queretano, rellenas de guisados tradicionales como rajas, chicharrón prensado, huitlacoche, flor de calabaza, frijoles y otras delicias.

Adicionalmente se ofrece el mundialmente conocido pozole, un alimento preparado a base de maíz cacahuazintle y bañado en una salsa de varios chiles, condimentado con pollo, carne de res deshebrada, lechuga, chile piquín, orégano, rábano y otras suculencias.

La mesa está puesta y los comensales nacionales y extranjeros se declaran dispuestos a saborear los platillos típicos de temporada, una verdadera penitencia para quienes ofrecieron guardar la dieta a principios del año.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.