Un remanso al alma: Alejandra Pizarnik

Foto: Agencias
Alejandra Pizarnik nació el 29 de abril de 1936 y murió en 1972, apenas vivió 36 años. | Foto: Agencias

Alternativo.mx | Es innombrable, a veces, menos unas que otras. Innombrable porque su poesía misma es un gélido rayo de luz en uno de esos momentos de oscuridad. Obsesionada con la muerte, la poeta Alejandra Pizarnik (me deslindo de la palabra poetisa) es capaz de llevar a su lector ahí donde se siente la parte suave del corazón, donde sólo se encuentra uno mismo. El aterrador lugar de la soledad.

Junto a Cortázar, exploró las dimensiones del ser humano. Astillados sus dedos en una caligrafía de mujer, dejó un legado poético que es hoy refugio de muchos. Iridiscente se ve en las fotografías que posee el mundo de ella; Alejandra llegó a sentirse poco bella. Remanso, eso es indudablemente lo que en cada verso se transformó ella misma, argentina, exiliada.

Alejandra murió de depresión, dicen, el 25 de septiembre de 1972.

Hoy Alternativo.mx te comparte uno de sus poemas, con el afán, como ella dice, de que te cure las heridas.

CENIZAS 

La noche se astilló de estrellas
mirándome alucinada
el aire arroja odio
embellecido su rostro
con música.

Pronto nos iremos

Arcano sueño
antepasado de mi sonrisa
el mundo está demacrado
y hay candado pero no llaves
y hay pavor pero no lágrimas.

¿Qué haré conmigo?

Porque a Ti te debo lo que soy

Pero no tengo mañana

Porque a Ti te…

La noche sufre.

 

Te recomendamos:

Rulfo En El Cine (Infografía)

¿Qué sería del mundo sin la poesía?

La rusa que revolucionó las matemáticas

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.