PVEM, negocio en farmacias

   Los partidos políticos han sido una ventana para muchos ciudadanos para poder abonar a mejorar las condiciones de comunidades, algunos desde su nacimiento y estatutos plantean opciones de cambio, avance, de protección y de valores; sin embargo, también muchos de ellos se han convertido en negocios familiares y, pese a que inicialmente eran una opción para la ciudadanía, desde la perspectiva de muchos un lastre.

Así ha sucedido con el Partido Verde Ecologista de México, fundado por Jorge González Torres en 1986 bajo una bandera pro ambientalista, pero por el que ahora mucha gente expresa rechazo, especialmente desde la plataforma change.org, donde se han reunido alrededor de 148 mil firmas solicitando se elimine el registro a este partido arguyendo que ha incurrido en gran cantidad de prácticas ilegales como uso de recursos públicos y privados ilegales, prácticas antiecologistas en su propaganda electoral, distribución de miles de tarjetas de descuento que contravienen las disposiciones electorales, entre otras; pero ¿cómo nace este partido y cómo ha abonado a México?.

En los ochenta los “partidos verdes” se convirtieron en una moda en todo el mundo, especialmente en Europa y México no podía quedarse sin la oportunidad de contar con uno y aunque se fundó desde mucho tiempo antes, fue hasta el 9 de febrero de 1991 cuando el tribunal falló a favor de la organización, otorgándole el registro condiciona, aunque no lograron mantener ese registro en las elecciones de ese año, volviendo a recuperarlo en 1993.

Desde sus inicios la familia González Torres ha sido “propietaria” de este partido, la cual, en la figura de los hermanos, son dueños de Farmacias El Fénix (Jorge González Torres) y farmacias Similares (Víctor Gonzàlez Torres, quien estuviera interesado en ser presidente de México).
Sin menospreciar la actividad ecologista que realizaron en los 80 y las pequeñas propuestas respecto al tema que en cierta manera han abonado, hay que recordar que desde hace algunos años han propuesto la conocida “Ley Simi”, la cual busca que cuando el aparato de seguridad social no cuente con medicinas en sus farmacias, se otorgue un vale para que los derechohabientes puedan intercambiarlo en farmacias comerciales “autorizadas” por el producto, debiendo la institución cubrir el importe del mismo posteriormente, lo que beneficiaría directamente a sus empresas, así como a las de Javier González Torres, dueño de farmacias del Ahorro.

También en su momento impulsaron la ley que obligaba a que médicos no sólo pusieran en sus recetas las marcas comerciales de medicamentos, sino que colocaran el nombre genérico de los mismos.

¿Tú, que piensas del Partido Verde Ecologista de México?

Share

Deja un comentario