Tómatelo a pecho

DSCF2786

Por Luz María Cázarez

Alternativo.mx/ Eli sintió una “bolita” en su pecho derecho, sin dolor, dura, algo purulenta, que crecía; los ungüentos para desaparecerla no surtían efecto. Fue al doctor. Le diagnosticaron cáncer de mama.

“Más que perder mi pecho, como sucedió, me preocupaba morir y dejar solos a mi hija de 8 meses y a mi esposo. Gracias a Dios, fue una detección a tiempo”, expresa respecto a lo vivido 5 años atrás. “Hoy tengo una prótesis y estoy en chequeo constante para evitar cualquier brote… vivo para contarlo, también para cuidarme”.

No hay prevención, sólo detección

En México cada año mueren más de tres mil 500 mujeres por cáncer de mama, convirtiéndose en la primera causa de decesos y en el segundo tumor más frecuente en este grupo de población.

Por cada 100 casos de cáncer de mama en mujeres hay uno en hombre, en quien es más agresivo porque no cuenta con estrógenos, que son hormonas propias del sexo femenino, así como por la poca importancia que le da a la aparición de nódulos, por lo que cuando acude al médico, el cáncer ya está muy avanzado.

A decir de Diego Camacho, responsable de la Clínica de Mama del Hospital Civil de Culiacán, uno de los principales problemas de ese tipo de neoplasia maligna es la detección oportuna, ya que 52 por ciento de los casos, los y las pacientes acuden a solicitar atención en etapas avanzadas de la enfermedad.

“Si bien el cáncer de mama no se puede prevenir, es curable si se detecta a tiempo. Estadísticamente hay más muertes por cáncer de mama que por el cérvico-uterino, y es que hay más cultura para hacerse un papanicolaou cada seis meses que una mastografía al año”, reconoce el gineco-obstetra.

Considera conveniente la autoexploración en pecho y axilas, sin embargo esto no sustituye a una mastografía anual para descartar cualquier padecimiento, puesto que “cuando se detectan la ‘bolita’ es porque ésta ya tiene 2 centímetros o más de crecimiento, lo que significa una etapa tardía y por tanto mayor riesgo”.

Advierte como factores de riesgo ser mayor de 40 años de edad, historia familiar de cáncer mamario, menstruar antes de los 10 años y después de los 54 años, anticonceptivos orales, obesidad y los genes BRC1 y BRC2.

Subraya que después de los 40 años –antes de los 30, si hay cáncer en familiares cercanos– es obligatorio hacerse anualmente una mastografía digital, ultrasonido de mama o en algunos casos resonancia magnética, todos dentro del cuadro de servicios del Hospital Civil de Culiacán. Eso, además de la consulta con el especialista, contribuye a la detección precoz, el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama.

“El mastógrafo digital del Hospital Civil, que es de última tecnología, podemos detectar lesiones pequeñas de menos de 5 milímetros, y entre más temprano sea la detección más posibilidades hay de salvar la vida”, reiteró el galeno.

Mortalidad y vida

Durante los últimos cinco años en México, la tasa de mortalidad observada por cáncer de mama, no ha mostrado grandes variaciones; entre los varones de 20 años y más en 2011 fue de 0.11; la tasa observada para mujeres de 20 años y más que ha fallecido por cáncer mamario aumentó a 14.05 en 2011. El año con más defunciones por esta causa fue 2008 con una tasa de 14.30 de cada 100 mil mujeres de 20 años y más.

Para Eli la vida sigue. Hoy su hija está en el kínder, su esposo trabaja y ella, que es ama de casa, está en vías de emprender su propio negocio con postres caseros. Acude al médico a revisión periódica, siempre con la esperanza que todo continúe bien, a cinco años de su experiencia con el cáncer de mama.

Share

Deja un comentario