Sinaloa | “Popeyes” de la JAPAC

Por Fabricio Urías

Alternativo.mx / Beisbolistas locales han cambiado radicalmente su manera de entrenamiento. Hoy en día, en lugar de utilizar al 100 por ciento los campos de entrenamiento, el terreno de juego para las prácticas de fildeo o bateo, incluso hasta las máquinas de bateo, han optado por usar mancuernas y aparatos de gimnasio para fortalecer y mejorar su masa muscular buscando ser parte de la nueva generación de los “Popeyes” del beisbol en Culiacán.

ENTRE PROTEÍNAS Y SUPLEMENTOS

Quizás los casos más notorios son los de 4 elementos que dentro del beisbol JAPAC gozan de un status de “caballones”. Tal es la situación del jardinero y primera base del equipo Fuerza Gómer, José Antonio Ríos, que con par de años metidos en el gimnasio ya logró cosechar triunfos en el fisicoculturismo al ser nominado este 2018 como el ganador del certamen Mr. México Novato 2018. Sí, como ustedes leen, es el hombre más musculoso que participa en esta disciplina en este año.

Otros “Ironman” son el lanzador José Guadalupe Meléndrez, Alán Osuna “El Piquetes”), del equipo Padres y fue pieza fundamental en la obtención del título de su novena. También, Jhovanny Rivera, de Padres, también ha evolucionado físicamente en ese aspecto.

DISCIPLINA Y HÁBITO.- Para José Antonio Ríos el haber incursionado a las pesas fue para generar mayor agilidad, luego de tener algunos kilogramos de más en su cuerpo, pero a la vez por las ganas de llevar una vida saludable que se convirtió en un hábito y rutina, la cual no solamente fue atlética sino alimenticia también. Entrena de lunes a domingo, y así lo hace desde hace dos años y medio con ese estilo de vida. Su cuerpo denota un trabajo extenuante en el gimnasio.

El pelotero y ganador del Mr. México Novato 2018 asegura que nunca ha utilizado esteroides anabólicos y no piensa utilizarlos.

“Por el momento no he necesitado de esas cosas (esteroides), solamente vitaminas, proteínas, creatina y una buena alimentación. Utilizo los suplementos que la gente puede encontrar en las mayorías de las tiendas”, sentenció.

ANABÓLICOS, POR NECESIDAD.- El beisbol lo trae en la sangre. Su padre, del mismo nombre, lanzó gran pelota en los diferentes circuitos de la localidad. José Guadalupe Meléndrez fue al gimnasio por una lesión y la constancia lo llevó a ser instructor. No ha concursado en competencias de fisiculturismo, sin embargo su masa muscular es impresionante.

Al ser cuestionado si en algún momento usó anabólicos, reconoció que fue Decadurabolín (compuesto a base de Nandrolona) y Trembolona, para sanar más rápido la lesión que sufrió en su brazo. “Mucha gente piensa que te inyectas y te vas a poner así, eso jamás pasará. Te ayuda a dar rendimiento, pero debes echarle más ganas para ver resultados y eliminarlo lo más rápido posible”, dice.

METAS, LO LLEVARON AL GYM.- Alán Osuna fue uno de los peloteros más codiciados en la Liga de Beisbol JAPAC de Primera Fuerza, un refuerzo de lujo para cualquier escuadra.

“Lo decidí y hago lo que tengo que hacer para generar la fuerza y poder generar un mejor desempeño con el bat y en el terreno de juego”.

Sobre el uso de anabólicos, expresó tajantemente que no los ha utilizado ni piensa usarlos, ya que solo usa proteínas y suplementos alimenticios con la intención de recuperar energía y fuerza para el día que llegue la jornada del juego.

FUERZA Y BATAZOS SÓLIDOS.- Hombre versátil para jugar, de esos elementos que cualquier manager desearía tener en su line up, para Jhovanny Rivera eso no era todo, había que hacer algo más.

Tocar la pelota, robar bases, hacer jugadas de bateo y corrido, mantener un alto porcentaje de embasarse no era suficiente, ahora la meta era pegar dobletes, buscar triples y, por qué no, hasta cuadrangulares de una vez.

Destacó que nunca ha utilizado anabólicos, solamente proteínas y suplementos alimenticios que ayuden a generar energía y una recuperación rápida del ejercicio.

NUMERALIA DE POPEYES

José Antonio Ríos, de llegar a ser uno de los bateadores más temidos en la Liga de Beisbol JAPAC, llegó a ser el bateador más ponchado de su equipo con 11 chocolates esta temporada, a nivel global bateó para .145 de avg, con un cuadrangular, un doblete y un sencillo en 22 viajes al plato.

Guadalupe Meléndrez compiló cifras de 1-1 en ganados y perdidos con una efectividad de 3.00 en carreras limpias admitidas, con 32 chocolates por 18 pasaportes.

Alán Osuna a pesar del inicio lento logró enderezar el camino para terminar con un grueso .413 de avg., con 2 cuadrangulares, 6 dobles y 9 careras producidas.

Jhovanny Rivera, cerró la campaña con .342 de avg, con 13 imparables, además de 4 dobletes y 10 carreras impulsadas.

Para la mayoría de los jugadores ha sido de mucho beneficio el uso de las pesas y aparatos para ejercitar, lo cual hace de ellos destacados jugadores y también han forjado la nueva generación de los “Popeyes de la JAPAC”.

 

Leave a Reply