¡Vamos a ganar el Mundial!

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial

Uno de ojo y dos de trompa

Hasta nos dolió el estomago pero no de comer tacos, sino de ver la prepotencia con la que actuó Ana Dixon Acosta, quien se presenta como la titular de Vía Pública de Puebla (puesto inexistente) y que tuvo a bien retirar un “peligroso” puesto de tacos en las inmediaciones de la Fiscalía General del Estado, argumentando que obstruía la calle.

Con el apoyo de varias patrullas y sus respectivos uniformados, esta señora se llevó todo el puesto, tirando hasta las salsas durante el decomiso.

¿No habrá tenido invitados en casa y era más fácil llevarles tacos para cenar?

Estamos cansados de ver a este tipo de pseudo servidores públicos prepotentes, incultos y mediocres.

¡Que se coma uno de chorizo!

¡Vamos a ganar el Mundial!

No hablamos del próximo Mundial de Rusia en el que desde el primer partido nos van a bailar, sino de la candidatura conjunta que están lanzando México, Estados Unidos y Canadá para obtener la Copa Mundial de Fútbol 2026.

Qué raro que en esto no hay muros, migrantes, prácticas comerciales, narcos, asesinos, ni berrinches que entorpezcan la lucha por la candidatura.

El futbol une a los intereses económicos.

¿No era penal?

Pobres animales

En la moderna y vanguardista CDMX se ha modificado la Ley de Protección a los Animales y Celebración de Espectáculos Públicos con la cual se prohíbe el uso de mamíferos marinos en cualquier espectáculo ya sea público o privado y los establecimientos tendrán 6 meses para resguardarlos o trasladarlos a santuarios adecuados.

No estamos en contra de la protección a los animales, sin embargo hemos visto casos como los animales de los circos que  “protegieron” para que después se fueran a morir a la calle y en el olvido, por falta de conocimientos y recursos para su preservación.

Otro caso para la araña

Con razón

Siempre nos preguntábamos: ¿por qué cuando salímos de la cantina nos ven tan atractivos? y ahora la Universidad de Bristol en Inglaterra ha demostrado con un estudio serio y objetivo, que la apariencia personal llega a su mejor punto luego de tomar una copa de vino, un vaso de cerveza o una rica piña colada ya que los músculos faciales se relajan y la mirada se vuelve más amable logrando que nos veamos más atractivos y seductores.

Y ya nos vamos porque nos están sonriendo de la mesa de enfrente.

¡Salud!

Leave a Reply