Neuropolítica | No hay novedad…

Por David Uriarte

Alternativo.mx / “No hay novedad”, es el título de uno de los tantos éxitos de Los Cadetes de Linares, sin embargo, la frase aplica también al proceso político electoral 2018 en Sinaloa, especialmente en Culiacán.

Qué novedad puede haber en una campaña política a presidente municipal donde el candidato sembró la certidumbre de una cosecha segura. No hay horas de cuarenta minutos, o semanas de tres días, tampoco hay triunfos por decreto, es decir, no basta sudar la camiseta, se necesita construir todo un andamiaje de expectativas viables y un vínculo de compromiso entre candidato y elector.

La inteligencia ciudadana focaliza su atención en el político más que en el partido, por eso, no hay novedad para el candidato que sembró en tierra fértil, recorre el campo, revisa el fruto, quita la maleza y busca los pródromos de cualquier plaga que pueda arruinar su cosecha.

No hay novedad ni es producto de la casualidad el avance, resultado y grado de aceptación de Jesús Valdés en momentos socialmente críticos. ¿Cuál es la novedad cuando López Obrador lleva doce años buscando la presidencia?

Toda proporción guardada, Chuy Valdés lleva varios años con la mira bien puesta en ya saben qué, esto significa que las diputaciones y la presidencia municipal incluyendo su receso, son round de sombra o calentamiento para su objetivo principal, por eso no hay novedad.

Los candidatos en general tienen dos opciones: o construyen su propia marca, o se refugian en la sombra de su partido con el riesgo de que les caiga un rayo.

Jesús Valdés, aunque a muchos no les guste y a otros les inquiete, es un producto cuya marca se vende fácil, por eso, no hay ni es novedad que los candidatos de su coalición a diputados locales, federales y al Senado, buscan coincidir en su demarcación territorial, concretamente en el municipio de Culiacán.

Tampoco hay novedad en los celos o sentimientos de envidia más que de competencia entre los candidatos y la clase política subdividida en ínsulas de iracundos que se saludan con la mano derecha y se golpean con la izquierda.

Decir que no hay novedad, no es un juicio, es una afirmación que los hechos la corroboran.

Te puede interesar:

Neuropolítica | Los ases de la baraja de Juan Ernesto Millán Pietsch

Neuropolítica | La contra-campaña

Neuropolítica | Las matemáticas de Chuy Valdés

Leave a Reply