Neuropolítica | Los ases de la baraja de Juan Ernesto Millán Pietsch

Por David Uriarte

Alternativo.mx / Emilio Antonio Gamboa Patrón, líder de los senadores priistas, declaró al periódico Excélsior el día de ayer, que su partido está “muy repudiado por la gente”.

Esta visión se desprende de alguien engendrado por el PRI y cuyo arranque significativo en el servicio público fue como secretario particular del presidente Miguel de la Madrid, y desde entonces a la fecha Emilio Gamboa tiene un expediente bastante regular.

Tiempos traen tiempos, reza el refrán. En la actualidad, buscar un lugar en el Congreso de la Unión representando al PRI o su coalición, es más que una odisea. Por supuesto que esto lo sabe y lo entiende perfectamente Juan Ernesto Millán Pietsch, al buscar el voto en el distrito electoral federal número siete.

Este distrito sui géneris es un laboratorio más que un reto para cualquier candidato. La idiosincrasia propia de la gente de la sierra, la costa y la ciudad, pone a prueba a cualquier político.

No es lo mismo la administración pública desde la designación, a la representación desde la elección. Por eso, hay dos estrategias evidentes que sostienen la curva ascendente de Juan Ernesto: el contacto directo con las emociones de los habitantes de su distrito y la socialización constante de su trabajo a través de los medios de comunicación.

Blindado con estrategias cuyas variables son medibles, Juan Ernesto enfrenta día a día desde su inicio de campaña una serie de novedades que jamás imaginó. Mucho le ha servido tener de cerca una psicóloga que todos los días le jala la túnica del ego y le arregla el espíritu de su impulso. Nada más alejado de la realidad cuando algunos piensan en la comodidad de su destino, o cuando otros ven al candidato del PRI por el Séptimo Distrito electoral federal a un político sin rumbo.

El control de los hilos mantiene a Juan Ernesto replegado en una estrategia que para muchos puede ser materia de crítica. La verdad, si alguien tiene información valiosa sobre su distrito y su destino es Juan Ernesto, lástima que no alcanza el espacio para decirles cuáles son sus verdaderas fuentes de información, y claro, la especulación es el mejor espacio del desinformado.

Los ases aún esperan los últimos días de la campaña.

Te puede interesar:

Neuropolítica | La contra-campaña

http://alternativo.mx/2018/05/neuropolitica-las-matematicas-chuy-valdes/

Leave a Reply