Neuropolítica | El debate de la risa

Por David Uriarte

Alternativo.mx / La risoterapia está de moda. Reír es una forma de expulsar los demonios fantasiosos que atormentan el alma y amordazan el pensamiento.

Escuchar el pensamiento taquipsíquico de Leopoldo Augusto Fernández, creador e intérprete del famoso personaje de la comedia cubana Tres Patines, es la oportunidad de asociar los pensamientos bradipsíquicos de muchos candidatos a los distintos puestos de elección popular.

Mientras la taquipsiquia es un pensamiento acelerado, la bradipsiquia es un pensamiento lento. La rapidez de lenguaje no significa rapidez de pensamiento y la lentitud del lenguaje tampoco lentitud de pensamiento, es decir, a veces lenguaje y pensamiento no se articulan y aquí está el detalle, como dijeras el cómico “Cantinflas”.

El debate de la risa resulta de pensamientos claros pero lenguaje desarticulado, o de pensamientos grises y lenguajes prolijos. Escuchar hombres y mujeres cuyas intenciones son las mismas pero sus disfraces diferentes, es observar el baile de las botargas, el desfile del histrionismo donde el narcisismo es la motivación y la soledad el combustible de la risa y la buena cara.

Más allá de la viabilidad de las propuestas, los debates exhiben la profundidad del conocimiento de los temas, la maestría de la exposición y la contundencia de la propuesta. Las risotadas explotarán bajo dos condiciones: que pongan cara de “créeme por favor”, y la intolerancia a la crítica expresada con el lenguaje no verbal. Debatir con la espada de la razón es una cosa, y debatir con la pistola del fundamentalismo es otra, ante esto, hay que estar expectantes y aprender a leer palabras, emociones e intenciones.

El debate de la risa es la puesta en escena de una obra que solo presenta un defecto de origen: todos los artistas creen y piensan que son los protagónicos o primeros o primeras actores o actrices. El público con sus aplausos determinará la nominación al “Oscar”, y la crítica durará hasta el primero de julio; al día siguiente los resultados pondrán a prueba las ideologías, paradigmas, sentencias, apotegmas y todo aquello usado como combustible para impulsar el motor del triunfo.

Mientras el telón cae, ría por favor.

Te recomendamos leer:

Neurociencia | La cultura quejumbrosa

Neuropolítica | Pedro la hace y Juan la paga

http://alternativo.mx/2018/04/neuropolitica-tono-vega/

Leave a Reply