Psicoterapia | Perdemos familia y ganamos delincuentes: Uriarte

Por Luz María Cázarez

Alternativo.mx / Padres proveedores de dinero pero no de afecto, e hijos que le apuestan a la “vía fácil”, es lo que ha contribuido a aumentar los índices delictivos, y esto no se resuelve con más policías y patrullas, sino retomando los verdaderos valores de la familia, advirtió el psicólogo y terapeuta David Uriarte Gastélum.

Al disertar la conferencia magistral “¿Cuál es el rumbo de la familia?”, organizada por el Instituto Sinaloense de Asistencia Psicoterapéutica (ISAPAC), en el auditorio de reconocido hotel, el catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Sinaloa contrastó cifras delictivas contra la conducta que emerge de la familia, básicamente entre adolescentes y adultos.

Destacó que las personas delinquen cada vez más jóvenes: Hace dos décadas, la edad promedio de los delincuentes era de 30 años; hace una década, 26 años, y hoy promedian entre 19 y 20 años.

“Esto significa que la tendencia delictiva abarca cada vez más a adolescentes y jóvenes, también la estadística involucra a más mujeres y de un aumento en la violencia… Así le podemos seguir, y eso nos hace reflexionar sobre qué rumbo está tomando la familia.”

Agregó: “Qué ve tu hijo en sus padres, con qué habilidades sociales y culturales, y ese referente es el que tiene el hijo, a eso hay que agregar el referente genético del padre, la madre, el abuelo y todas las generaciones anteriores”.

El psicoterapeuta reflexionó sobre estadísticas delictivas y el entorno social, básicamente emergida del núcleo familiar, e hizo la analogía de “no es más limpia la casa que se barre más, sino la que menos se ensucia…” esto, para referirse a que “una ciudad más segura no es la que tiene más patrullas sino la que tiene menos delincuentes”.

Actualmente no hay solo un modelo de familia; está la tradicional monoparental, la gay, la de mamá o papá solteros, la abuela-mamá, entre otros, lo cual no es determinante para ser delincuente.

Más bien, dijo, “delinquen más los hijos que se van por la vía fácil, además que los padres se han vuelto proveedores económicos, no de afecto, y se procura que el hijo traiga el mejor ipad, el mejor teléfono, el mejor carro y el colegio más caro, pero ya no desayunan juntos padres e hijos, ni siquiera se le pregunta qué le pasa, y el hijo llama mamá o papá a quien lo cuida, y por lo general es un extraño”.

 

One Response to "Psicoterapia | Perdemos familia y ganamos delincuentes: Uriarte"

  1. Ramon Osuna Medina   diciembre 1, 2017 at 4:17 pm

    Y es que también la permisividad y esa urgente actitud de complacencia de padres a hijos, es patológica, por su inmediatez con que se pretende resolver” la necesidad o deseo. Los hijos llevan la batuta, y quieren dirigir el barco

Leave a Reply