Neuropolítica | Nunca digas “De esta agua no he de beber…”

Por David Uriarte

Alternativo.mx / Las solteras dicen “Cuando yo me case, jamás toleraré una infidelidad”; los que no tienen hijos dicen “Cuando yo tenga hijos, los voy a educar bien”; los que no tienen nietos dicen “Cuando tenga nietos no los voy a cuidar”.

¿Y qué creen? Las infidelidades las perdonan, la educación de los hijos es igual o peor a la criticada, y las abuelas terminan cuidando nietos. Claro, la excepción confirma la regla.

Así les pasa a muchos militantes de los distintos partidos políticos, que se rasgan las vestiduras en defensa de su ideología y, al final, las decisiones cupulares los hacen tragarse sus propias palabras y sus propios denuestos. Las alianzas electorales ponen a prueba las ideologías partidistas, demuestran en algunos casos la prioridad del poder político por encima de sus propios principios. Tradicionalmente la ideología del PAN es de derecha, con su democracia cristiana, humanista y conservadora. La ideología del PRD es de izquierda con su socialdemocracia. ¿Qué hacen los de la derecha con los de la izquierda? ¿La iglesia en manos de Lutero? Así como verbo mata carita, interés mata ideología.

El caso de MORENA, es un movimiento social de izquierda, cuya ideología es el reformismo y el populismo de izquierda. El Partido Encuentro Social, con ideología de conservadurismo social y posición política de derecha. Imaginemos un encuentro cara a cara entre Manuel Gómez Morín y Andrés Manuel López Obrador, entre Manuel López obrador y Hugo Erick Flores Cervantes. Es probable que AMLO simplemente les dijera “No que no”. Une más la complicidad que la amistad, y aún más la avaricia.

Cuando se conjuga una oferta política barata y una demanda social cara, las estrategias solo representan el brillo temporal cuya opacidad arruinará cualquier propuesta de campaña.

Todo indica que veremos el danzón entre Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, total, qué cosa no cura el perdón y el agua bendita. En el baile de la democracia también veremos a AMLO con su pasito incluyente, invitando a la diversidad, a un encuentro social y a los del anticapitalismo (PT), a sumarse al aplausómetro. El escenario político solo confirma que “nada es para siempre”.

Leave a Reply