¡Funcional! En la mañana es escuela y en la tarde bar

Alternativo.mx / D.Corona / Sígueme en: Facebook  y Twitter

En el municipio mexicano de Juchitán, surgió una idea para que los niños no siguieran ociosos tras el sismo que destruyó sus viviendas y dañó más de 1.140 escuelas de la región dejando sin clases a miles de pequeños.

El restaurante-bar Coco-Bongo, inició como escuela con 18 alumnos y ahora alberga a 35 niños y niñas de 5 a 12 años, quienes toman clases en el patio del negocio.

El “salón de clases” es un espacio abierto de 10 metros de largo por 8 de ancho, con techo de lámina, dos paredes de concreto y una barda de madera con plástico.

Está rodeado de plantas de ornato y posee un pizarrón, 30 sillas de madera y 10 mesas. Más allá están los baños y a un lado la cocina.

Ahí se sientan según van llegando los alumnos de diversas edades y grados escolares que vienen de escuelas privadas o públicas y que siguen sin clases desde hace dos meses tras derrumbarse sus salones.

¿Y la Secretaría de Eduación Pública donde está para darles apoyo?

Y como están en Juchitan, ojala y no inviten a Elena Poniatowska porque es capaz de decirles borrachos a los niños.

También te puede interesar

Profesor “le canta un tiro” a su alumno en la escuela

 

Leave a Reply