Editorial Alternativo

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial Alternativo

¿Qué clase de mexicano eres?

En los últimos días hemos sido testigos de cómo ciertos mexicanos, con la finalidad de hacerse los graciosos han inventado disfraces relacionados con el pasado terremoto.

Frida Sofía y de Alarma Sísmica son dos ejemplos de lo que decimos.

Cuando vemos cómo la fuerza de un terremoto entierra bajo escombros a familiares y amigos, desintegra familias y produce dolor, llanto y pobreza nos preguntamos ¿Qué clase de mexicano puede hacer estos disfraces?

Y la respuesta es muy clara, esos mexicanos son los que destrozan a nuestro país; son los que no respetan las leyes ni a los ciudadanos, son esos típicos que gritan, manotean y pasan sobre los demás con tal de obtener lo que quieren, son transas, gandallas, son esa clase de lacras y parásitos que México aborrece.

Y tú ¿Qué tipo de mexicano eres?

Sexo al estilo Hollywood

En ese glamoroso mundo de bellas mujeres y apuestos galanes, es una práctica común utilizar el poder para acosar y tener relaciones sexuales con los que inician y quieren ganar fama.

Actores, productores y directores, están siendo desenmascarados por sus víctimas provocando que pierdan series, patrocinios y dinero.

El sistema no cambiará y como vemos, también en Estados Unidos existen enfermos mentales que abusan, lastiman y violan aprovechando su posición.

No solo en México hay gente abusiva

A marchas forzadas

Es triste y preocupante ver el poco interés que la ciudadanía tiene en la política de nuestro país.

Y no es para menos, con tantos transas y rateros que tenemos como funcionarios públicos, nadie tiene ganas de saber lo que hacen.

El mexicano es tan flojo, conchudo y comodino que prefiere seguir votando por los mismos, ganarse una torta o una tarjeta del super y continuar fregados en lugar de buscar opciones para cambiar su futuro, el de sus familias y el de México como país.

Los candidatos independientes, buscan firmas y apoyo pero se encuentran con la barrera de la indiferencia y mediocridad de pensamiento de muchos mexicanos, que prefieren ser quejosos anónimos en redes sociales antes que informarse, conocer propuestas y luchar por un cambio que le urge a nuestro país.

Decepción y desencanto

El cartón de Carbajal

Leave a Reply