Neuropolítica | Elecciones machistas

David Uriarte

Hace ocho años, el Dr. David Barrios Martínez plasmó en su libro “Resignificar lo Masculino”, opciones para los hombres en pleno siglo XXI. El doctor Barrios toca dos fibras: lo biológico y lo cultural.

La biología no es el destino, como tampoco lo es el aprendizaje. La biología tiene potencialidades, y la cultura construye potencialices. Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud plantean en relación al género lo siguiente: “El género es la suma de valores, actitudes, papeles o características culturales basadas en el sexo. El género, como tal, ha existido de manera histórica, transculturalmente; y en las sociedades contemporáneas, refleja y perpetua las relaciones particulares de poder entre el hombre y la mujer”.

El 10 de septiembre, en plena efervescencia y duelo nacional por el terremoto que sacudió el sur de México, la periodista Lydia Cacho, además de autografiarme su libro “Sexo y amor en tiempo de crisis”, disertó una conferencia magistral donde pone en relieve dos cosas: la masculinidad y el machismo.

No pudo dejar de lado el tema electoral al afirmar y de alguna manera mostrar su simpatía por los “independientes” como una opción, sin embargo, sus abstracciones relativas a la masculinidad y el machismo suenan interesantes en una sociedad en transición, es decir en una masculinidad reflexiva.

Mientras la masculinidad es una condición propia del hombre, el machismo es un aprendizaje social, aprendizaje que ha marcado la vida de muchas personas y permeado en todas las esferas de la vida, incluyendo por supuesto la política.

La periodista está convencida que el machismo hace mucho daño a todos, principalmente a los propios hombres. Dice que todo está marcado por una cultura donde los hombres no saben expresar sus emociones.

En resumen, Lydia Cacho ve el camino electoral empedrado de machismo más que de masculinidad, una perspectiva de género que aún no logra permear en la conciencia de todos. Las preguntas obligadas: ¿Cómo será una elección con perspectiva de género? ¿A cuántos años o generaciones estamos de ese ideal?

 

Leave a Reply