Neuropolítica | Cuál es el futuro político del “Chuy Valdés”

David Uriarte

Alternativo.mx / A sus casi cuarenta años de edad (treinta y nueve para las obsesivas), Jesús Antonio Valdés Palazuelos hace calistenia política desde la responsabilidad de presidente municipal de una de las ciudades más citada en los medios nacionales e internacionales.

Con una agenda cargada, prácticamente todos los días desfila por el territorio del municipio sin dejar sentida colonia o sindicatura.

El famoso “compadrito” como lo conocen muchos, esboza su sonrisa en modo automático y busca integrarse en todos los medios sociales. Sería ingenuo pensar en su buen o noble corazón como instrumento de resolución de la problemática social del municipio, sin embargo, es la cereza del pastel cuando de servir se trata.

Las cartas de la baraja política se agotan. Empecemos de arriba hacia abajo. Secretario de estado, senador, diputado federal, diputado local o algún puesto en el gobierno de Quirino, en fin, a la hora de la hora ni él sabe a ciencia cierta qué sucederá.

Los politólogos y analista políticos serios y de café, afirman muchas cosas, entre ellas, que lo que más le conviene es la diputación local, sin embargo, la coyuntura política del momento y sus aspiraciones, son las dos variables que decidirán el nuevo rumbo de uno de los alfiles del PRI.

Por lo pronto, Jesús Valdés enfrenta uno de los retos más importantes en la vida de cualquier político que aspira a gobernar Sinaloa: ser el candidato de su partido.

Muchos piensan que el mayor reto de un presidente municipal es el resultado en materia de seguridad pública. Claro que es importante, pero no es definitivo. ¿Será por eso que el “Chuy Valdés” no descuida ningún rincón de su municipio y busca no dejar sentido a nadie?

Si alguien sabe lo complicado que será el proceso electoral del 2018, es precisamente Jesús Valdés. La oferta política es mucha y variada, pero la demanda social rebasa cualquier presupuesto.

Ante esto, solo la inteligencia, la estrategia y un buen equipo de trabajo podrán poner a cualquier político en la recta final de sus ansiadas aspiraciones. Dentro de un año, las especulaciones dejarán de ser eso, y veremos cómo le fue al “Chuy” Valdés. Una cosa es garantía: seguirá con su sonrisa.

Leave a Reply