Neuropolítica. Tipología política

Por David Uriarte

Mientras la materia prima del médico es el conocimiento y del panadero la harina, la materia prima del político es su habilidad social.

Donald Trump no goza de buena reputación como político, pero en las páginas de la historia su nombre no será borrado ni por las críticas ni por el tiempo.

Trump podrá ser malo para la política pero bueno para la socialización, y aunque suene paradójico, “mitote mata a proyecto”, es decir, a lo mejor no trae proyecto político pero trae muchos seguidores en las redes sociales y en los medios de comunicación. Eso es habilidad social.

Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, Simón Bolívar, Winston Churchill, Napoleón Bonaparte, Margaret Thatcher, y todos los grandes líderes, han tenido una gran habilidad social.

La presencia social implica el registro del político en la mente de la gente. El camino de la socialización depende de los hechos y de la construcción de imagen como estrategia.

La gente conoce a los capos del narco por lo que hacen o se dice que hacen y a los políticos por su estrategia de comunicación, o por sus conductas delictivas o corruptas.

Cuando la voluntad del que manda en política se inclina por alguien, la mitad del trabajo ya está hecho; la otra mitad depende la habilidad social del político.

La evidencia de que la materia prima del político es la habilidad social para posicionarse en la mente de la gente se desprende de un sencillo ejercicio mental. México tiene 18 secretarías de Estado, ¿a cuántos titulares recuerda? Sinaloa tiene 40 diputados y 18 presidentes municipales, ¿a quiénes recuerda? La escala política va desde presidente de la República, senador, diputado federal o local, gobernador, presidente municipal, dirigente nacional, estatal o municipal de un partido político, entre otros.

El político se promueve con obras, servicios, ideas y proyectos, también a través de los órganos de fiscalización y auditoría que lo exhiben y hacen famoso, no precisamente por su buen desempeño político.

La otra opción que tiene el político es pasar inadvertido por su poca habilidad social.

En resumen, el político es recordado por el impacto de sus obras sociales, por los actos de corrupción, o pasa inadvertido. ¿De cuáles hay más?

Leave a Reply