NEUROPOLÍTICA | Cuanto más corrupto es el estado, más leyes tiene

 

 | Cortesía: Elbolardo.com

Por David Uriarte

Alternativo.mx/ Cornelio Tácito fue historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio Romano. Nació en el año 58 d. C y fue alumno de Quintiliano, un retorico hispanoromano. Él acuñó la frase célebre, “Cuanto más corrupto es el estado, más leyes tiene”.

Existen antibióticos porque hay bacterias, existen cárceles porque hay delincuentes, existen Iglesias porque hay feligreses, existen médicos porque hay enfermos, en fin, hay causa y efecto. Hay leyes porque hay conductas que prevenir, regular, investigar o sancionar. Las leyes sirven para vivir en armonía. La aprobación de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, publicada en 2016, se deriva del reconocimiento oficial de que hay corruptos y corrupción.

La esencia de esta ley, es que las autoridades prevengan, investiguen y sanciones las faltas administrativas y los hechos de corrupción, es decir, hay conciencia institucional de los hechos que constituyen delito. En la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 24 de mayo de 2017, relativas a las “Leyes Federales vigentes”, se relacionan leyes, códigos, estatutos, ordenanzas, decretos, y reglamentos que suman 299 en total.

Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, Ley de fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, leyes y más leyes. La regulación de la conducta y el comportamiento de los servidores públicos, es la evidencia de que no hay garantía de un desempeño ético, honorable, responsable y justo: es el certificado de confianza.

Parte de lo que se observa en este mundo de leyes y regulaciones es el juego del “gato y el ratón”, alguien se quiere llevar el queso y alguien quiere cuida el queso.  La pregunta necesaria cuando de leyes, autoridades y conducta se habla, es: ¿quién cierra la puerta?, es decir, hay que ponerle policía al policía, cuidador al cuidador, o seguir confiando en el cumplimiento y aplicación de las leyes. El tamaño del candado depende del tamaño de la desconfianza.

Enriquecer el ego también es parte de la corrupción. Si hay más cárceles es porque hay más delincuentes, si hay más hospitales es porque hay más enfermos, y si hay más leyes, ¿Por qué será?

Leave a Reply