Sinaloa | El dolor de ver la mesa vacía

Redacción

Alternativo.mx / Durante la mañana, amigos y conocidos del escritor y periodista Javier Valdez, llegaron al café “Bistro Miró” que frecuentaba todos los días para ponerle un café, un vaso con agua y una flor.

De esta manera lo recordaron a un día de su asesinato. “Lo veía todos los días aquí en el café”, comentaron algunos todavía incrédulos, con el coraje y la impotencia en el rostro, pero con la esperanza de que a este crimen sí se le haga justicia.

Hoy esa mesa, la pegada a la pared y contigua a las cafeteras quedó vacía, su cliente favorito no llegó y no volverá jamás, ya no habrá pluma y papel que se deslice sobre esa mesa, mucho menos al hombre bromista y alegre que hacía que el inicio de las jornadas fuera más ameno para todos en ese lugar.

Ahí arrancaba y preparaba sus jornadas de trabajo como sí fuera un movimiento en automático, ya fuera para el Semanario Río Doce o para la misma corresponsalía que cubría para el diario La Jornada.

Abogados, empresarios, ingenieros, agricultores y políticos que a diario frecuentan el lugar, hoy lo recuerdan como una persona agradable y de buen porte, un hombre de trato fácil y que fácilmente convivía con el más humilde, que con el hombre de más alta jerarquía que visitaba este restaurante.

Leave a Reply