NEUROPOLÍTICA | El fracaso político de los técnicos

 

Por David Uriarte

Alternativo.mx/ En la conformación de los gabinetes de Gobierno municipal, estatal o federal, tanto la clase política como la sociedad, esperan el arribo de servidores públicos mejores que los anteriores. El responsable de presentar el catálogo de las mejores opciones para operar un sistema de Gobierno que responda a las expectativas de quienes lo eligieron, termina tomando una de dos opciones: o nombra a un político o designa a un técnico.

Si nombra a un político puede ser criticado por la incompetencia técnica del mismo, si nombra a un técnico, puede pagar una factura política muy cara. Los políticos a la política y los técnicos a lo técnico, como reza el adagio popular: zapatero a tu zapato. El encanto de los técnicos brillantes cuyas maestrías y doctorados construyeron las mejores expectativas, se convierte en desencanto y frustración en tanto la metodología científica no resuelve los problemas políticos y mucho menos calma los ánimos de los agraviados.

La historia política de México ilustra una realidad evidente, los mexicanos viven una transición mental, emocional, y tecnológica, es decir, ya no se creen los discursos que encierran promesas o buena fe, además, las redes sociales son un instrumento que acorta distancias e informa al instante. No se necesita mucho tiempo para observar que los técnicos se quedan cortos en los resultados políticos, terminan teniendo la razón y engrosando la lista de los inconformes.

Mientras los políticos cultivan el arte de resolver o buscar vías alternas de solución a los problemas gremiales y sociales, los técnicos buscan convencer con la dureza de los números, invocando variables y metodología, cuya confiabilidad estadística prediga indicies de errores insignificantes. Al final del día, la brillantez de los genios que construyen proyectos y programas de gobierno, se obscurece por el sentido común de los políticos que terminan entendiendo que se equivocaron al creer que maestrías y doctorados eran las soluciones a los problemas políticos y sociales.

No siempre el mejor vendedor es el mejor gerente, y no siempre el mejor técnico es el mejor político. Pero un político que se asesora con buenos técnicos hace buena política.

One Response to "NEUROPOLÍTICA | El fracaso político de los técnicos"

  1. Jesús Ramón L omeli Diaz   mayo 15, 2017 at 8:21 am

    El problema fundamental es la falta de ética y valores universales, en cualquier ámbito que de desarrollar, político o técnico. Mi estimado Doctor.

Leave a Reply