Psicología I La magia de la palabra

Por David Uriarte

Alternativo.mx/ “La palabra es eficaz y más cortante que toda espada de dos filos, discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”, según la teología, y se puede corroborar en la Biblia (Hebreos 4:12). Por otro lado, la ciencia asume una coincidencia al demostrar en diversos estudios que el efecto psicoterapéutico de la palabra en los enfermos mentales, es igual o mejor que el efecto farmacológico.

Como ejemplo tenemos los estudios de diversos Neurocientíficos, psicólogos y psiquiatras como los Doctores Fuster, Burns y Beck, que han demostrado que el uso de la palabra puede modificar los circuitos neuronales y mejorar la neurotransmisión en las terminales sinápticas, o sea, las uniones neuronales.

Además es sabido que algunas moléculas administradas en forma de medicamentos pueden mejorar las sustancias químicas del cerebro encargadas de funciones como el estado de ánimo o la euforia, sin embargo, la palabra también puede modificar la fisiología cerebral y brindarle a la persona que sufre un alivio significativo.

Cuando una persona escucha “te amo”, la magia de la palabra activa los circuitos cerebrales de muchas partes del cerebro, una de ellas es el núcleo caudado y el área tegmental ventral que produce la sustancia química llamada dopamina. La recompensa que ofrece el cerebro por darle significado a la frase “te amo”, es la activación de otra parte del cerebro que se llama núcleo accumbens.  Gracias a este núcleo cerebral la persona se siente maravillosamente bien.

Sin embargo, esta espada de dos filos que se llama palabra, también puede ser catastrófica e inducir los perores estados de ánimo como la depresión, la ansiedad, e incluso los pensamientos suicidas. Cuando la frase “te amo”, sale de la boca de la persona que supone un compromiso previo contigo y va dirigida a otra persona, el pensamiento construye inmediatamente un sentimiento y una emoción de sufrimiento.

La misma frase, como la espada de doble filo, puede protegerte o puede herirte, puede hacerte feliz o inmensamente infeliz, esta es la magia de la palabra. Cuando la palabra es terapéutica, apacigua las emociones y privilegia los estados de bienestar, esta es la magia del pensamiento sano.

Leave a Reply