NEUROPOLÍTICA | TONTOS, INGENUOS O PERVERSOS

 

Por David Uriarte

Alternativo.mx/ El que hace la ley hace la trampa, así reza el refrán popular. En la cascada de hechos bochornosos, por decir lo menos, los mexicanos se desayunan con el recuento de homicidios, comen con las fugas de los penales y cenan con los fraudes millonarios de políticos y servidores públicos. Esto nos lleva a preguntarnos lo siguiente:

¿Son tontos, ingenuos o perversos los encargados de la seguridad pública?  ¿Son tontos, ingenuos o perversos los administradores de los reclusorios? ¿Son tontos, ingenuos o perversos los políticos o servidores públicos que protestaron cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen? ¿Los encargados de evaluar a los candidatos a ocupar cargos cuya responsabilidad implica un “control de confianza”, son técnicamente deficientes, o la perversidad los hace decir cosas que no son ciertas?

La verdad apenas asoma las orejas, y la afirmación del Presidente Trump de que los pasos fronterizos envían de México a Estados Unidos rateros, delincuentes y violadores, parece cobrar fuerza. El número de mexicanos refugiados en el País vecino es significativo, lo que no se sabe con exactitud, es cuantos mexicanos son prófugos de las justicia en México y cuantos son requeridos por la justicia norteamericana. El narcotráfico y la corrupción son los temas principales cuando de perversidad se trata.

Así que, por eliminación se puede deducir que los mexicanos en general y sus políticos en particular no son tontos, tampoco ingenuos, por lo tanto la variable que destaca es la perversidad. Los perversos están conscientes y saben de sus maldades, en cambio los ingenuos tienen pensamientos sin malicia, parecidos a los pensamientos poco inteligentes de los tontos. La conducta perversa es la radiografía que muestra el tamaño de la moralidad y ética de los responsables de la administración pública.

Por lo tanto, las leyes, su aplicación y la eficacia le quedan a deber a los mexicanos. Los perversos por definición son tramposos, los ingenuos por definición son buenos y bien intencionados, los tontos por definición son carentes de malicia. En una ecuación social, ¿dónde acomodamos a los políticos y donde al pueblo?

Leave a Reply