Sinaloa | Entre lo posible y lo probable

David Uriarte

David Uriarte

Alternativo.mx | La probabilidad de un suceso es un número, comprendido entre 0 y 1, que indica las posibilidades que tiene de verificarse cuando se realiza un experimento al azar. Las casas encuestadoras se dedican a los estudios probabilísticos y construyen modelos de pronósticos relativos a sucesos aleatorios.
La política y los políticos usan estos modelos probabilísticos para medir tendencias e intenciones de voto, sin embargo, los pronósticos estadísticos también tienen sus sesgos y su margen de error. Mientras los expertos, matemáticos, politólogos y fanáticos aseguraban que Donald Trump tenía pocas probabilidades de llegar a la Casa Blanca, las posibilidades se posicionaron y las probabilidades estadísticas sufrieron un revés.
El aprendizaje se dibuja con un tono de advertencia, no creas todo lo que te digan, ni confíes en tu dogmatismo. Las ganas y las buenas intenciones representan solo eso, la realidad sigue siendo objetiva y libre del polvo juicioso que envenena con su desgracia las diferencias.
Al margen de lo que se diga o pondere, la estrategia de Trump llegó a la conciencia del votante y aún más, a la conciencia de los representantes en tanto en el sistema estadounidense no se ganan las elecciones teniendo más votos sino teniendo más representantes, cuestiones de modelos democráticos.
Para los del poder real, que son los del dinero, solo les bastó mover sus piezas y apuntalarlas con dinero y los resultados están a la vista. El escándalo de la mayoría solo se queda en un zumbido que aturde y distrae al gobierno pero no puede hacer más en tanto la legalidad se impone sobre la justicia.
En un país de leyes y de certeza jurídica las cosas pueden ser injustas pero legales y eso es lo que cuenta. Tanto a propios como a extraños inconformes y sorprendidos, les queda una jugada inteligente, aprender del ganador y dejar la confianza para otras cosas y otras hazañas menores ya que el tema de la política no es cosa menor.
El efecto Trump reviste una gran enseñanza para los aprendices de la política y los expertos de la confianza, no todo lo que se asegura es cierto ni todo lo que se niega es falso.

Leave a Reply