Date un tour por Cosalá Sinaloa

8078880235_eed7358726_zAlternativo.mx | La ruta sinuosa por la sierra sinaloense va prometiendo el esplendor de este pueblo ubicado entre Culiacán y Mazatlán. Y Cosalá no queda a deber, con calles soleadas, comida abundante, construcciones coloniales multicolores, motonetas que se desperezan después de la misa, corridos y música de banda sorprendiendo desde cualquier patio… Y alrededor la presencia de un bosque denso y profundo que invariablemente asombra, mientras un arco resguarda la entrada a este Pueblo Mágico.

¿Qué se puede hacer?

El sol caía a plomo cuando llegamos a Cosalá. Estaba terminando la misa en la Parroquia de Santa Úrsula y a su alrededor había puestos verdes con dulces, mariscos y jugos. Todo es color en este pueblo minero, desde las paredes verdes, amarillas y azules, hasta los vestidos de las muchachas. Nosotros aprovechamos para entrar al templo, que data del siglo XVII. Su interior es sobrio, con un altar mayor trabajado en cantera y diversas obras de arte sacro.

En la esquina norte de la sacristía notamos un reloj solar que está en funcionamiento desde hace dos siglos. Una señora nos contó que debajo del pasillo central descansan los restos de un centenar de fieles. Además, la parroquia cuenta con diversos túneles que conectaron durante el Virreinato con las casas de los personajes más importantes de Cosalá, como fue la familia del conde Iriarte, uno de los fundadores del estado.

* Un poco de historia
Para conocer más de la historia de Cosalá, nos dirigimos al Museo de Minería e Historia, una casona de mediados del siglo XVIII. A lo largo de cinco salas se cuenta una historia de civilización y rebeldía: lo mismo los utensilios mineros que se han usado a lo largo de cuatro siglos, que las leyendas de gavilleros y revolucionarios, como Heraclio Bernal, un forajido que asoló el gobierno de Porfirio Díaz y que fue inspiración de Francisco Villa. Menos trágico, otro personaje ilustre es Luis Pérez Meza, el “trovador del campo”, autor de la célebre canción “El sauce y la palma”. En el museo hay una sala dedicada a él, donde podrás ver discos, trofeos, fotos con Jorge Negrete y Pedro Infante, y la presunción de su viaje a Pearl Harbor y Manila para cantarle a las tropas norteamericanas que luchaban en la Segunda Guerra Mundial.
* Recorrido
Nos subimos a una camioneta que nos llevó a 12 km del pueblo, donde se encuentra la Reserva Ecológica del Mineral de Nuestra Señora, ideal para los amantes del turismo de aventura. Yo les digo que no, gracias, que qué miedo aventarme por la tirolesa; pero la fotógrafa Brenda es temeraria y más tardó en bajar del vehículo que en ponerse el arnés. Mientras los operadores le explicaban las reglas de seguridad, nuestra guía me contó la historia de la reserva, que ha sido yacimiento de plata, comunidad de canadienses y sitio de investigación ambiental de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

Se trata de un espacio de 5,000 hectáreas, lleno de bosques tropicales caducifolios, con 14 especies de mamíferos, 9 de reptiles y 108 de aves. Aquí se puede acampar, hacer senderismo, bajar al río y ver petrograbados. La tirolesa es un circuito que consta de cuatro tiros de 45, 180, 500 y 750 metros de largo, con profundidades que van de los 250 a los 400 metros. El último tiro, aseguran los operadores, es el segundo más grande de México, solamente superado por la tirolesa de Barrancas del Cobre.

 

¿Cómo llego?

Toma la carretera federal 15 (hacia el sur si vienes de Culiacán o hacia el norte si vienes de Mazatlán) y en el crucero ubicado unos cien km adelante, internarse en la sierra, siguiendo las indicaciones. Tabla de distancias: A Culiacán – 185 km; A Mazatlán – 197 km; A Durango – 501 km

Leave a Reply