Opinión | Modelo de compras responsables

Israel Chávez PozasPor Israel Chávez Pozas

Alternativo.mx | La Asociación Francesa de Normalización (AFNOR) publicó una guía de recomendaciones para la puesta en funcionamiento de una política de compra responsable que la define como “aquella que preserva de una manera equilibrada y duradera el interés medioambiental, social y económico del conjunto de los grupos de interés y tiene en cuenta la actuación de la empresa a corto, medio y largo plazo”.

Podemos decir que una compra responsable se caracteriza por lo siguiente: “Considera las implicaciones económicas, éticas, sociales, laborales y ambientales; Se preocupa de las características del producto, producción, logística, uso y mantenimiento, reutilización y reciclaje, así como los servicios contratados; Supervisa los proveedores de aquellos; y, con arreglo a ello, se valora el comportamiento y capacidad de respuesta de los proveedores”.

Con respecto a las ventajas que reporta la compra responsable se puede decir que es doble: por un lado, la mitigación de riesgos y, por otro, la generación de una ventaja competitiva, como se refleja en los siguientes aspectos: “Fomento de la competitividad; Eficiencia de procesos y ahorro de costes; Creación de relaciones a largo plazo con los proveedores; Mitigación del impacto ambiental; Consolidación del impacto social; Mejora de la reputación e identidad como empresa”.

Actualmente existen datos procedentes de investigaciones que muestran que los consumidores están cada vez más dispuestos a aceptar una parte de la responsabilidad que conlleva hacer frente a los retos clave de la sostenibilidad, como por ejemplo lo que afecta al cambio climático.

Una tendencia emergente en nuestra faceta como consumidores es que empezamos a mostrar cierta disposición a hablar en términos de responsabilidades, lo que podría representar una oportunidad para las empresas que tienen integrada la sostenibilidad en el núcleo de sus actividades.

Investigaciones recientes también han revelado que nuestro sentido de identidad personal también es importante para determinar cómo respondemos a lo que se entiende por sostenibilidad y cómo cambiamos nuestros comportamientos. El hecho de que pensemos en nosotros mismos como “recicladores, conservadores, amantes de los animales, preocupados por los grupos en riesgo de exclusión social, altruistas o poco derrochadores influirá en nuestra voluntad de participar en una serie de comportamientos a favor de la sostenibilidad”.

A pesar de la evidencia científica que existe sobre los desafíos de la sostenibilidad, se detectan discusiones sobre la necesidad de perseguir este objetivo y sobre las formas en las que es preciso abordar ciertas cuestiones alrededor de él.

Las creencias de las personas sobre lo que supone la sostenibilidad, sobre cómo afecta a sus hábitos de consumo, son cuestiones que entran de lleno en lo que es su estilo de vida. Si los ciudadanos creen que su ayuntamiento en realidad no procesa de la manera adecuada la recogida selectiva para el reciclaje, es poco probable que estén dispuestos a invertir tiempo y esfuerzo en separarlos en los distintos contenedores.

Cada vez más empresas tienen en cuenta el criterio de la procedencia y localización del suministro a la hora de adquirir productos, servicios, equipos y demás compras, puesto que este criterio puede repercutir sobre el precio final, huella de carbono, riesgos dependiendo de donde esté el origen de la adquisición, e incluso retrasos en los plazos de entrega. La adquisición local, además, se percibe por el público como una muestra de apoyo de las organizaciones a los entornos en que opera.

Para una organización o un especialista de compra que decide explorar la posibilidad de implementación de un modelo de compras responsable puede ser muy útil hacer una reflexión profunda sobre los cambios que quiere conseguir a nivel de cada uno de los procedimientos que forman parte del proceso de compras.

Algunos de los pasos más importantes de este proceso son: “la planificación, la definición de los requisitos, la selección inicial, la evaluación de ofertas o la gestión del contrato”.

Lic. Israel Chávez Pozas.

Presidente del Colegio de Abogados en Derecho Ambiental del Estado de Querétaro, A.C.

Consejero de la Federación de Asociaciones y Colegios de Abogados del Estado de Querétaro, A.C.

Coordinador de la Unidad de Estudios de Derecho Ambiental del Instituto de Investigaciones Multidisciplinarias de la UAQ

Director General de Chávez Luque & Clermont Ferrand Corporativo, consultores en medio ambiente.

Israel@chavezluque.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.