2015, el peor año para los jugadores de la NFL